Ir al contenido principal

El edulcorante de la Coca-Cola Zero

El aspartamo es el segundo edulcorante que más se utiliza en la industria alimentaria, solo es superado por la sacarina. 

Etiquetado en Europa con el código E-951, está compuesto por tres elementos: metanol, fenilalanina y ácido aspártico. Es, además, unas 150 o 200 veces más dulce que el azúcar. 

Este edulcorante artificial fue descubierto, por casualidad, en 1965 por la multinacional farmacéutica G. D. Searle and Company mientras buscaba un medicamento contra la úlcera y su uso se ha extendido hoy a todo tipo de alimentos: refrescos, dulces y comidas de todo tipo. 

Los refrescos light tienen aspartamo
Cualquier producto "sin azúcar" o light incluye aspartamo, desde la Coca-Cola Zero, los cereales, hasta los chicles y yogures. La lista es interminable. 

El aspartamo siempre ha estado envuelto en polémica sobre sus supuestos efectos dañinos para la salud. Varias investigaciones señalan posibles problemas con esta molécula. Los más conocidos son los realizados por la Fundación Ramazzini que demuestran su efecto cancerígeno. También se le atribuyen otros como impotencia o esterilidad, sensibilidad a sufrir episodios de epilepsia y problemas del desarrollo. 

Sin embargo, organismos como la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) e incluso la OMS (Organización Mundial de la Salud) afirman que los resultados de estos estudios son deficientes y poco concluyentes. Dicen que no existe relación directa entre el aspartamo y el cáncer; tampoco evidencias que lo relacionen con la esterilidad, problemas de desarrollo o epilepsia. Aunque la fenilalanina (aminoácido presente en alimentos y algunos suplementos) sí supone un potencial riesgo para la salud si esta alcanza una alta concentración en sangre. 

El aspartamo es casi 200 veces más dulce que el azúcar 
La cantidad diaria recomendada de aspartamo es de 50 miligramos por kilo de peso. Según la EFSA, los fabricantes de productos que lo emplean cumplen con estas medidas, por eso no hay motivo de alarma. 

¡Socorro! ¿Algún producto industrial sin aceite de palma y/o aspartamo? Hagamos aquí una lista. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Los cuatro tipos de amigos

Un joven preguntó a un sabio:  - ¿Cuántos tipos de amigos existen?  - Cuatro-, respondió rotundo.  - Hay amigos como la comida, que necesitas de ellos cada día. Otros son como los medicamentos, que buscas cuando te sientes mal. Hay amigos como la enfermedad, que ellos mismos te buscan. Por último, existen amigos como el aire.  - ¿Cómo el aire?-, preguntó el joven sorprendido.  - Sí, hijo, estos amigos son los que no se ven pero siempre están contigo. 
Moraleja: valora a todos y cada uno de tus amigos pues pueden estar toda la vida o irse más pronto de lo que esperabas.