Ir al contenido principal

La dama de París

Situada en el extremo del Campo de Marte a la orilla del río Sena, la Torre Eiffel de París es el monumento más visitado del mundo. Más de siete millones de personas lo visitan cada año. La torre de 300 metros, como se la conocía inicialmente, fue diseñada por Maurice Koechlin y Émile Nouguier y construida por el ingeniero francés Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París de 1889. 

La Torre Eiffel
La Torre Eiffel, símbolo de Francia y su capital, se levantó en dos años, dos meses y cinco días (1887-1889). Tiene una altura de 300 metros, prolongada más tarde con una antena a 324 metros. Fue además la estructura más elevada del mundo durante 41 años, hasta la construcción en 1930 del edificio Chrysler en Nueva York. Pocos saben que en 1944 sobrevivió a un incendio provocado por las autoridades alemanas durante la ocupación alemana de Francia. No fue hasta 1970 cuando obtuvo más popularidad, convirtiéndose así en uno de los símbolos más conocidos y admirados de Francia. 

Construcción de la Torre Eiffel
La dama de hierro, como la llaman cariñosamente los franceses, fue un laboratorio de ciencias durante un tiempo y una estación radiotelegráfica donde se descifraron importantes radiotelegramas enemigos en la Primera Guerra Mundial. La Torre Eiffel cuenta con tres niveles abiertos al público. El primero está a 57 metros de altura, el segundo se encuentra a 115 y el tercero a 276. La primera planta, con suelo de vidrio, es la más amplia, puede soportar la presencia simultánea de aproximadamente 3.000 personas. 

Primera planta de la torre
El segundo nivel tiene capacidad para 1.600 visitantes al mismo tiempo, mientras que la tercera y última planta puede albergar a 400 personas. La archiconocida torre cuenta con ascensores de doble cabina y 1.652 escalones hasta el tercer nivel. Asimismo cada cinco años se le aplican unas 50 toneladas de pintura para evitar que el material se dañe con la erosión. 

Ascensor por el cual se sube a la torre
¿Sabías que la Torre Eiffel fue pensada para la ciudad de Barcelona? Fue el acontecimiento elegido por Eiffel para su ya famosa torre pero los coordinadores de la Exposición Universal de Barcelona de 1888 no la vieron con buenos ojos. Creyeron que 300 metros de hierro no encajaban demasiado con la estética de la ciudad condal y rechazaron el proyecto. Afortunadamente los galos acogieron con los brazos abiertos la propuesta. Hoy es impensable imaginar París sin su torre por excelencia. 

El monumento más visitado del mundo
Tal es su atracción turística que muchos países ya tienen su propia réplica. Probablemente la más conocida sea la reproducción que se encuentra en el hotel y casino de París en Las Vegas, si bien China, Guatemala, Grecia y República Checa también tienen su copia. 

Hotel París, Las Vegas
En España también podemos encontrar una en el Parque Europa de Torrejón de Ardoz (Madrid). Eso sí, con una altura de 30 metros. Pero no hay nada como visitar la original y disfrutar de las espectaculares vistas desde la tercera planta. 

Vistas desde la tercera planta de la torre
Bella de día y de noche, porque la torre ilumina cada noche el cielo de París. 

La Torre Eiffel iluminada
La torre con los colores de Francia tras los atentados de París
Oh là là! Te recomiendo que visites, al menos una vez en la vida, la torre más emblemática del mundo. 

La Torre Eiffel vista desde Trocadero

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

El Club de Malasmadres

No pueden ni quieren ser madres como las de antes y reivindican olvidarse de sus hijos de vez en cuando para salir, ver a sus amigas, irse de viaje o echarse la siesta. 
El Club de Malasmadres comenzó siendo un blog personal y con el tiempo se ha convertido en una gran red de madres que se definen como "mujer con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento". 
Laura Baena, su fundadora, sintió la necesidad de compartir su visión maternal, esa que reivindica un nuevo modelo social de madre que rompe estereotipos.
En pocos años el Club de Malasmadres se ha convertido en altavoz de una generación. Su lucha común: la conciliación. 
Ser mala madre es no anteponer el cuidado de los hijos a cualquier otra cosa, es poder elegir y compatibilizar en lo posible. A las malas madres se les queman las croquetas y no recogen a sus hijos del colegio a tiempo. Son madres que luchan por no perder su identidad como mujer y se r…